BLOG DE JARDILAND

TU ESPACIO DE INFORMACIÓN, IDEAS Y CONSEJOS SOBRE LA JARDINERÍA, ANIMALES, DECORACIÓN Y ¡MUCHO MÁS!

UN PEDACITO DE JAPÓN EN TU JARDÍN

El arce japonés es uno de los arbustos más demandados como planta ornamental por su porte, elegancia y el color y la forma de sus hojas palmeadas que llaman mucho la atención. Puedes cultivarlo en el jardín, en maceta o incluso como bonsái.

Son muchas las variedades, ¡más de mil! pero las más conocidas son las que pertenecen al grupo Palmatum, que son los que tienen sus hojas en forma de mano de 5 a 7 lóbulos.

Es un arbusto de porte mediano o un árbol de porte pequeño, de hoja caduca y crecimiento lento y compacto que podrás tener tanto plantado en el jardín como en maceta. Son muy valorados por su colorido otoñal, ya que sus hojas se tornan rojizas o púrpuras,  pero son vistosos todo el año. Producen flores pequeñas de color púrpura rojizo blanco.

En invierno se quedan sin hojas pero destacan sus tallos y sus formas, en primavera sus hojas son brillantes y van cambiando de color mientras llega el verano, en otoño sus hojas se vuelven de un espectacular rojo intenso.

Los arces, a pesar de ser bastante resistentes, sufren mucho con el sol intenso, las heladas y con el viento, hacen que sus hojas se quemen o se marchiten. La ubicación ideal es en un lugar protegido y se desarrolla mejor a media sombra que a pleno sol.

El arce vivirá mejor en un lugar donde los veranos no sean excesivamente calurosos y los inviernos sean suaves, debe estar a resguardo del viento.

Hay que plantarlo en tierra ácida, el espacio para la tierra debe ser profundo para que sus raíces arraiguen bien.

 Si lo vas a plantar en maceta, asegúrate que la maceta tenga el tamaño necesario y un buen drenaje. Necesita un sustrato de pH bajo. En primavera sustituye la capa superior del sustrato por un compuesto fresco y fertilizante de liberación lenta. Puedes añadir mantillo para retener la humedad. Hay que trasplantarlos, cada 2 años, a una maceta mínimo de unos 4 cm más grande, realízalo hacia finales de invierno.

Riégalo con agua de pH bajo y la puedes acidificar diluyendo el jugo de medio limón en 1 litro de agua. Necesita riego frecuente, ya que no resiste a las sequías, hazlo más  intenso en verano, no dejes que la tierra se seque si está en maceta.

Requieren poca poda, en ejemplares adultos sólo hay que eliminar las ramas muertas, si es joven, elimina los brotes mal situados o cruzados en invierno.

Para añadir un toque oriental a tu jardín o terraza, combínalos con bambú, hierbas orientales, piedras blancas y negras y ornamentos orientales.

COMPARTIR
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

DEJA UN COMENTARIO

Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador

Uso de cookies

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros que nos permiten obtener información de los usuarios. Si desea más información, pulse aquí.

Botón de cierre