BLOG DE JARDILAND

TU ESPACIO DE INFORMACIÓN, IDEAS Y CONSEJOS SOBRE LA JARDINERÍA, ANIMALES, DECORACIÓN Y ¡MUCHO MÁS!


TU CESPED EN PLENA FORMA

Un césped sano y bien conservado es un elemento decorativo y atractivo que ofrece una zona despejada en la que pasear, jugar y relajarse.

Es muy importante proporcionarle los cuidados mínimos necesarios para su mantenimiento. Una dedicación tranquila pero constante te permitirá obtener grandes resultados. En Jardiland, nuestros especialistas te aconsejarán y aclararán cualquier duda que tengas sobre el cuidado mantenimiento de tu césped.

RIEGO


En suelos filtrantes  (arenosos): riegos frecuentes y cortos. En suelos pesados (arcillosos): riegos largos y menos frecuentes, al final del día, aproximadamente los 10 primeros centímetros de la tierra.


ABONO

De marzo a octubre, cada dos meses, abona con un fertilizante específico para césped. En verano, si hace mucho calor, no abones el césped.

Aplica el abono después de haber cortado el césped y riega después.

Multiplica por dos las dosis de fertilizante para las zonas sombrías.

Abona regularmente el césped. Con ello conseguirás un crecimiento fuerte, denso y evitarás la aparición de malas hierbas y de musgo. Los abonos minigranulados permiten una distribución homogénea de los nutrientes.


CORTAR EL CÉSPED


Corta el césped por primera vez cuando alcance 8 cm.

En primavera, corta el césped por lo menos una vez por semana. Altura del corte: 4 cm (en épocas de sequía no dejarlo nunca más corto). Un césped de 2 cm hay que cortarlo con más frecuencia y necesita riego casi a diario.

En cada corte suprime 1/3 de la altura del césped. Recoge el césped cortado ya que puede pudrirse y provocar enfermedades.


ESCARIFICAR Y AIREAR

Al final del invierno, conviene escarificar para airear el suelo y favorecer la penetración del agua y los fertilizante hasta las raíces. Quita los musgos y las hojas secas. Aplica después un abono para césped.


PASAR EL RODILLO

En terrenos ligeros, pasa el rodillo al final del invierno, y al final de la primavera para favorecer el crecimiento de los tallos y el enraizamiento.

En tierras arcillosas y compactas no pases el rodillo.


CONTRA LAS MALAS HIERBAS


Utiliza un fertilizante + herbicida para césped, el cual nutre el césped y elimina las malas hierbas como el Diente de león, el llantén, los tréboles, las verónicas o las chiribitas...

También puedes utilizar herbicidas sistémicos, que se extienden por la planta para llegar a las hojas y raíces de las malas hierbas y destruirlas. Aplícalos al principio de la primavera y/o al principio del otoño, en estaciones de temperatura moderada (la temperatura de utilización debe ser de unos 15ºC). Espera 5 días antes de cortar el césped. No apliques el producto en un césped joven.


CONTRA EL MUSGO

El musgo surge por falta de aireación del suelo y el exceso de humedad. Suele aparecer en lugares sombríos. Los fertilizantes anti-musgo, a base de hierro, destruyen instantáneamente el musgo y nutren el césped desde el principio de la temporada.

Cuando el musgo haya ennegrecido, quítalo con un rastrillo. Cava ligeramente, añade tierra de mantillo, siembre un césped rápido, y , por último, riégalo.


CONTRA EL MUSGO Y LAS MALAS HIERBAS

Los abonos para césped de triple acción cumplen 3 funciones: nutren el césped, destruyen las malas hierbas y eliminan el musgo. Utilízalos al principio de la primavera o en otoño. Elimina los musgos (que se vuelven negros al ser tratados) y las malas hierbas rastrillando enérgicamente.

COMPARTIR
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

DEJA UN COMENTARIO

Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador

Uso de cookies

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros que nos permiten obtener información de los usuarios. Si desea más información, pulse aquí.

Botón de cierre