BLOG DE JARDILAND

TU ESPACIO DE INFORMACIÓN, IDEAS Y CONSEJOS SOBRE LA JARDINERÍA, ANIMALES, DECORACIÓN Y ¡MUCHO MÁS!


TU CESPED EN PLENA FORMA

Un césped sano y bien conservado es un elemento decorativo y atractivo que ofrece una zona despejada en la que pasear, jugar y relajarse.

Es muy importante proporcionarle los cuidados mínimos necesarios para su mantenimiento. Una dedicación tranquila pero constante te permitirá obtener grandes resultados. En Jardiland, nuestros especialistas te aconsejarán y aclararán cualquier duda que tengas sobre el cuidado mantenimiento de tu césped.

RIEGO


En suelos filtrantes  (arenosos): riegos frecuentes y cortos. En suelos pesados (arcillosos): riegos largos y menos frecuentes, al final del día, aproximadamente los 10 primeros centímetros de la tierra.


ABONO

De marzo a octubre, cada dos meses, abona con un fertilizante específico para césped. En verano, si hace mucho calor, no abones el césped.

Aplica el abono después de haber cortado el césped y riega después.

Multiplica por dos las dosis de fertilizante para las zonas sombrías.

Abona regularmente el césped. Con ello conseguirás un crecimiento fuerte, denso y evitarás la aparición de malas hierbas y de musgo. Los abonos minigranulados permiten una distribución homogénea de los nutrientes.


CORTAR EL CÉSPED


Corta el césped por primera vez cuando alcance 8 cm.

En primavera, corta el césped por lo menos una vez por semana. Altura del corte: 4 cm (en épocas de sequía no dejarlo nunca más corto). Un césped de 2 cm hay que cortarlo con más frecuencia y necesita riego casi a diario.

En cada corte suprime 1/3 de la altura del césped. Recoge el césped cortado ya que puede pudrirse y provocar enfermedades.


ESCARIFICAR Y AIREAR

Al final del invierno, conviene escarificar para airear el suelo y favorecer la penetración del agua y los fertilizante hasta las raíces. Quita los musgos y las hojas secas. Aplica después un abono para césped.


PASAR EL RODILLO

En terrenos ligeros, pasa el rodillo al final del invierno, y al final de la primavera para favorecer el crecimiento de los tallos y el enraizamiento.

En tierras arcillosas y compactas no pases el rodillo.


CONTRA LAS MALAS HIERBAS


Utiliza un fertilizante + herbicida para césped, el cual nutre el césped y elimina las malas hierbas como el Diente de león, el llantén, los tréboles, las verónicas o las chiribitas...

También puedes utilizar herbicidas sistémicos, que se extienden por la planta para llegar a las hojas y raíces de las malas hierbas y destruirlas. Aplícalos al principio de la primavera y/o al principio del otoño, en estaciones de temperatura moderada (la temperatura de utilización debe ser de unos 15ºC). Espera 5 días antes de cortar el césped. No apliques el producto en un césped joven.


CONTRA EL MUSGO

El musgo surge por falta de aireación del suelo y el exceso de humedad. Suele aparecer en lugares sombríos. Los fertilizantes anti-musgo, a base de hierro, destruyen instantáneamente el musgo y nutren el césped desde el principio de la temporada.

Cuando el musgo haya ennegrecido, quítalo con un rastrillo. Cava ligeramente, añade tierra de mantillo, siembre un césped rápido, y , por último, riégalo.


CONTRA EL MUSGO Y LAS MALAS HIERBAS

Los abonos para césped de triple acción cumplen 3 funciones: nutren el césped, destruyen las malas hierbas y eliminan el musgo. Utilízalos al principio de la primavera o en otoño. Elimina los musgos (que se vuelven negros al ser tratados) y las malas hierbas rastrillando enérgicamente.

COMPARTIR
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

DEJA UN COMENTARIO

Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador

Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros y persistentes para analizar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con las preferencias de los usuarios en base a sus hábitos de navegación. Puedes obtener más información y configurar tus preferencias aquí.

Botón de cierre