BLOG DE JARDILAND

TU ESPACIO DE INFORMACIÓN, IDEAS Y CONSEJOS SOBRE LA JARDINERÍA, ANIMALES, DECORACIÓN Y ¡MUCHO MÁS!

Tratamiento invernal de los árboles frutales en la permacultura

Aplicaciones de cal, aceite blanco, gachas de Burdeos o Nantes... Tradicionalmente, los jardineros realizan estos tratamientos en los árboles frutales en invierno para prevenir enfermedades y ataques de plagas. Pero, ¿son estas prácticas y productos todavía relevantes hoy en día? En la era de la permacultura, es posible tratar nuestros árboles frutales de manera diferente. Ejemplos con los principales problemas encontrados en el huerto.



Luchando contra la moniliasis en los manzanos, los membrillos...

Síntomas
En invierno, a veces se observan frutos que parecen momificados en los árboles, con las puntas de las ramas secas. Anteriormente (o más tarde en el almacenamiento), los frutos se pueden observar pudriéndose y luego curiosamente cubiertos de manchas beige que forman anillos concéntricos.

¿Qué hacer?
¡Aprende a ser tolerante!
Lamentablemente, las esporas pasan el invierno en el suelo y ningún tratamiento es realmente eficaz contra la moniliosis, ni siquiera los basados en la mezcla de Burdeos (o el oxicloruro de cobre) que se recomendaban en el pasado. Tal vez la ortiga, la cola de caballo u otros extractos de plantas tienen un papel en la estimulación de las defensas naturales de los árboles. Esto aún está por probar.

Sin embargo, un poco desamparado ante la enfermedad, se invita al jardinero a inspeccionar su huerto para limitar las fuentes de contaminación por el hongo. Las hojas muertas de los árboles afectados, los frutos momificados y las ramitas secas pueden recogerse para quemarlas.

Gachas de Nantes: ¡cuidado con el peligro!
En el pasado, las gachas de Nantes, también conocidas como gachas sulfocálcicas, a base de cal y azufre, estaban preparadas para combatir casi todas las enfermedades de los árboles frutales. Ahora que ya no está, este producto está volviendo y hay muchas recetas para hacer este fungicida casero.
Precaución: la papilla de Nantes es muy peligrosa tanto durante su fabricación (la mezcla es corrosiva) como durante su aplicación. Por eso se ha retirado de la venta desde hace décadas.




Tratamiento contra las ampollas del melocotón

Síntomas
Las hojas de los melocotoneros se enroscan, se engrosan, se estampan y se vuelven más o menos rojas. Si el ataque es muy fuerte, las plantas muy jóvenes pueden tener un crecimiento limitado.

¿Qué se puede hacer al respecto?
Tratar el árbol frutal con un producto a base de cobre en febrero-marzo.
La ampolla es causada por un hongo, Taphrina deformans. Esto hiberna como esporas en la corteza de las ramas y bajo las escamas de los brotes. Por lo tanto, ninguna planta o producto esparcido (estiércol líquido, decocción) en el suelo puede actuar sobre él.
Al final del invierno, tan pronto como las escamas del brote se abren, las esporas contaminan el tejido de la planta joven. Es en esta precisa etapa, llamada "punta verde", que podemos intervenir. Sólo el cobre (el que está presente en la mezcla de Burdeos o el oxicloruro de cobre) es efectivo. Y de nuevo: su acción es sólo preventiva (el cobre no mata los hongos). La pulverización de cobre forma una película que impide que las esporas penetren en el tejido vegetal cuando germinan.

¿Sabías eso? La ampolla es ciertamente muy impresionante... pero no es grave para los melocotoneros, excepto para las plantas muy jóvenes, que pueden sufrirla. Esto es normal: es una enfermedad juvenil que disminuye a medida que el árbol envejece. Una especie de acné vegetal en resumen. El uso en la permacultura es por lo tanto... ¡no hacer nada!


Los remedios de la abuela para el tizón del melocotón
Las cáscaras de huevo colgadas de las ramas del melocotonero se supone que controlan las ampollas. Y, en una estaca en el huerto, mantén los gusanos lejos del puerro. O la pieridia del repollo. Serían eficaces contra la roya de la rosa... Una versatilidad que se explica fácilmente: las cáscaras de huevo son una superstición que se remonta a los romanos, que colgaban en los árboles o ponían cráneos de animales en estacas para asustar y repeler todas las "plagas".
Desafortunadamente, las cáscaras de huevo no tienen más efecto que estos esqueletos... Pero esta es la esencia de una creencia: si no se puede demostrar su eficacia, es difícil convencer a la gente de que es inútil.




Luchando contra los insectos de escamas

Síntomas
Ciruelos, manzanos, olivos, cítricos... ¿están cubiertos de pequeñas manchas blancas escamosas o de cáscaras marrones duras? Estos son los insectos escamas. A veces van acompañadas de una sustancia pegajosa que, en caso de un ataque fuerte, puede cubrirse con un polvo negro: la fumagina (un hongo que se asienta en la melaza de los insectos escamosos).

¿Qué se puede hacer al respecto?
Rocía un poco de aceite.
Las cochinillas son parte de la familia de los áfidos. Como ellos, pican y chupan la savia de las plantas. Un gran número de estos insectos pueden debilitar seriamente los arbustos jóvenes. Por suerte, hay un producto muy efectivo (y, por cierto, siempre usado): el aceite. En el pasado, este producto se comercializaba con el término "tratamiento de invierno" o aceite "blanco" (para diferenciarlo del aceite "amarillo", que también contenía un insecticida).
El aceite tiene una acción mecánica, al recubrir la planta cubre y asfixia no sólo a las hembras (son las que se esconden bajo los escudos que podemos ver), sino también a sus machos, larvas y huevos, que son invisibles. Sin embargo, ten cuidado: el aceite destruye otras formas de insectos inofensivos o auxiliares de la misma manera. Aunque es natural, este tratamiento en un árbol frutal debe estar realmente justificado.




Haz un zoom sobre la cal para luchar contra los ácaros, pulgones, gusanos de la fruta...

Encalado de árboles a base de cal, encalado casero hecho de arcilla, cenizas de madera, leche... estas pastas caseras se han utilizado durante mucho tiempo para cepillar troncos y grandes ramas previamente despejadas de sus líquenes y musgos.

¿El objetivo? Para proteger los troncos de los árboles contra las quemaduras del sol, contra los caprichos del clima, pero sobre todo para destruir las formas invernales de plagas y esporas de enfermedades. Se recomendaba un cepillado anual al final del invierno, en febrero-marzo.
Aparte del hecho de que la eficacia de los encalados contra los pulgones, ácaros y otras plagas es cuestionable, la "limpieza" preliminar de la corteza también destruye los insectos, plantas y bacterias auxiliares. Todo un microcosmos esencial para la salud del árbol.

¿Sabías eso? La ley Labbé está en vigor desde enero de 2019. Regula estrictamente los productos fitosanitarios que se venden a los jardineros. Sólo se autoriza la venta de sustancias de origen natural (no derivadas de la química sintética) y con la toxicología más limitada posible.


COMPARTIR
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

DEJA UN COMENTARIO

Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador

Uso de cookies

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros que nos permiten obtener información de los usuarios. Si desea más información, pulse aquí.

Botón de cierre