BLOG DE JARDILAND

TU ESPACIO DE INFORMACIÓN, IDEAS Y CONSEJOS SOBRE LA JARDINERÍA, ANIMALES, DECORACIÓN Y ¡MUCHO MÁS!


Prímula: plantación, cultivo y mantenimiento

Las prímulas alegran los balcones y jardines con sus vivos colores al final del invierno. Estas hermosas prímulas de primavera necesitan pocos cuidados para encantar con su floración.




Presentación de la prímula

En latín, primo significa "primero" y veris "primavera", por lo que la prímula es una de las primeras flores de la primavera.  

Las prímulas son resistentes. Dependiendo de su variedad, también pueden florecer en otoño o incluso en invierno, pero es la prímula de primavera (Primula veris) la más común en la naturaleza. Las flores de la prímula pueden ser de muy diversos colores: azul, amarillo, rojo, rosa, blanco. También hay algunas especies con dos o incluso tres colores. 

Sus formas también pueden ser sorprendentes. Algunos miden entre 20 y 30 cm de altura. Otras, como la prímula candelabro, tienen un tallo de hasta 60 cm, mientras que la Primula acaulis prácticamente carece de él.


La mayoría de las veces, el corazón es amarillo. El contraste con el color de los pétalos les da un encanto estético muy especial. Las flores crecen en ramilletes. Siempre tienen cinco pétalos.
Las hojas, gruesas y vellosas, tienen forma de roseta. El follaje es, salvo raras excepciones, semipersistente o perenne.


¿Sabías qué? Algunas especies (alrededor del 50%) son nativas del Himalaya. Pero la que se encuentra en Sudáfrica bajo el nombre de prímula del Cabo no es definitivamente una prímula.



Especies y variedades de prímulas

Hay más de 400 especies de plantas del género Primula. La gran mayoría son herbáceas perennes, a veces anuales. Su riqueza radica en sus brillantes colores y su resistencia. Entre los más conocidos están:

  • La prímula de jardín o Primula acaulis, también llamada Primula vulgaris, tiene hojas que crecen en el punto más bajo, en la roseta de las hojas. Estas prímulas, muy perfumadas, suelen ser amarillas, moradas o blancas y son comestibles.
  • La prímula japonesa 'Mill Crimson', o Primula japonica 'Miller's Crimson' tiene hojas en forma de espátula. Es muy estética, con tallos erguidos que llevan flores en un ramo de varios niveles de hermosos colores como el rosa, el carmín, el rojo o el blanco. Puede alcanzar una altura de 30 a 50 cm.
  • La Primula veris, conocida como "Cuco", es una prímula con fragantes umbelas de flores amarillas sobre tallos de color verde pálido. Es la especie más común que se encuentra en la naturaleza.

¿Sabías qué? La Primula auricula, u "oreja de oso", es una de las primeras plantas que se "recogieron" en el siglo XVII. Desde entonces, ha sido objeto de concursos, con reglas muy precisas. Los británicos siguieron siendo aficionados a ellos y continuaron la tradición exhibiéndolos en "teatros auriculares".



Siembra y plantación de prímulas

Se recomienda plantar las prímulas en primavera u otoño. En el terreno abierto, se recomienda airear y descompactar el suelo previamente. Debe ser tanto fresco como escurrido. Prefiero la media sombra.

La siembra de prímulas es más delicada que la propagación por división de macizos. Si prefiere sembrar, hágalo a cubierto en primavera, siempre en suelo bien drenado.

Para plantar prímulas en macetas, utilice grava, arena o bolas de arcilla para aligerar su mezcla de tierra y tierra para macetas.




Cultivo y mantenimiento de la prímula

La prímula es una planta resistente que crece de forma natural en la naturaleza. No teme las heladas y vuelve cada año para anunciar la primavera. Sin embargo, para controlar su presencia en su jardín, o en su balcón, he aquí algunos gestos sencillos.

Asegúrese de que la tierra esté siempre suficientemente húmeda, pero no empapada. Riegue regularmente cuando no llueva lo suficiente, pero siempre en un suelo bien drenado.

También puede, para las prímulas en macetas o jardineras, ponerles un poco de abono para geranios durante el periodo de floración.

En el terreno abierto, a menudo tendrá la agradable sorpresa de que se resembrarán solos.
Bien preservados de enfermedades e insectos, pueden vivir hasta 10 años.



Tamaño de la prímula

La prímula no requiere poda. Sin embargo, para estimular la floración, retire las flores y las hojas marchitas a medida que avanza.



Enfermedades y parásitos de la prímula

La rusticidad de la prímula no le impide ciertos inconvenientes como las invasiones de babosas o pulgones. Si tienes una chimenea, recoge las cenizas para depositarlas en tus plantas. También puedes pulverizar preparados de cola de caballo u ortiga.



COMPARTIR
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

DEJA UN COMENTARIO

Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador

Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros y persistentes para analizar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con las preferencias de los usuarios en base a sus hábitos de navegación. Puedes obtener más información y configurar tus preferencias aquí.

Botón de cierre