BLOG DE JARDILAND

TU ESPACIO DE INFORMACIÓN, IDEAS Y CONSEJOS SOBRE LA JARDINERÍA, ANIMALES, DECORACIÓN Y ¡MUCHO MÁS!

FRUTOS DEL BOSQUE. ¡DELICIOSOS!

Deliciosos frutos rojos

Los frutos rojos son una delicia, no dudes en cultivarlos para deleitarte con su dulce aroma. ¡Muy apreciados porque producen mucho y además son buenos para la salud! Descubre algunos buenos consejos para verlos crecer.

1- ¿Qué bayas elegir?

Elige la variedad que desees plantar, pero hazlo antes del final del verano porque el otoño (y la primavera) son los mejores momentos para plantar tus bayas rojas. De hecho en otoño, el fruto rojo es la estrella indiscutible de la temporada. A mediados de septiembre, los frutos pueden alcanzar un tamaño considerable. La belleza de los arándanos, por ejemplo, es otra razón para atraer nuestra mirada en este delicioso fruto rojo. Las frambuesas y las fresas también esperan hasta el otoño para ser plantadas y dan lo mejor de sí mismas casi todo el verano siguiente. ¡Y qué generosidad: unos pocos pies de frambuesa pueden producir 2 kg de fruta cada dos días en el punto álgido de su cosecha! La grosella negra también se adapta bien a las estaciones frías porque no teme al invierno: resiste hasta -25 °. ¿Tienes otros antojos de frutos del bosque? No dudes en consultarnos qué variedades son más adecuadas para cada período.

2- ¿Cómo cultivarlos?

Es bastante sencillo cultivar bayas rojas, siempre que elijas el suelo adecuado para cada variedad. De hecho, los requisitos de pH no son los mismos. Como también varían la necesidades nutricionales: por ejemplo, las fresas y las grosellas prefieren un fertilizante específico, con poco nitrógeno, mientras que la frambuesa no requiere casi ningún aporte. A partir de jóvenes plantas, obtendrás resultados lo suficientemente rápidos. Puedes plantar en un huerto, en una bordura o en setos. El método más común y recomendado para casi todas las variedades es el mulching (acolchado). Espacia tus plantas unos 30 cm y haz un agujero (no demasiado profundo) en el mantillo para depositar las raíces, siempre de forma aireada. Después, apisona y riega abundantemente, especialmente durante las primeras semanas. En caso de arbustos, trata de hacer agujeros al menos 2 veces más profundos y más anchos que el cepellón. Antes, sumérgelos en un cubo de agua para hidratarlos y mezcla la tierra extraída con compost, enriquecido con un fertilizante. Es en otoño cuando este tipo de fertilizante actúa de manera más efectiva: apórtale de forma generosa al pie de cada árbol. Último paso: coloca residuos de siega, por ejemplo. Pero dado que cada variedad presenta sus características específicas, en el momento de la plantación, pídenos consejo.


3- ¿Cómo mantenerlos?

Su mantenimiento es bastante fácil y no requiere cortes severos. Solo la frambuesa requiere de cortes más precisos para una formación y fructificación óptimas. Después de este período de fructificación, poda tus plantas y coloca acolchado, ejemplo, paja en el pie de las mismas: esto te ahorrará las dolorosas sesiones de eliminar las malas hierbas. En cuanto al riego, se recomiendan especialmente un sistema de goteo, por ejemplo.

Un excelente consejo: las plagas y enfermedades son desafortunadamente comunes en este tipo de plantaciones. En nuestras tiendas encontrarás todos los productos naturales para combatirlos, pero también las redes de protección indispensables: ¡Solicita a nuestros profesionales que te informen!

COMPARTIR
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

DEJA UN COMENTARIO

Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador

Uso de cookies

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros que nos permiten obtener información de los usuarios. Si desea más información, pulse aquí.

Botón de cierre