BLOG DE JARDILAND

TU ESPACIO DE INFORMACIÓN, IDEAS Y CONSEJOS SOBRE LA JARDINERÍA, ANIMALES, DECORACIÓN Y ¡MUCHO MÁS!


¿Cómo cuidar las plantas de interior?

Para sacarles el máximo partido, adopta algunos buenos gestos de jardinería, ¡serán aún más bonitas!




Encontrar el lugar adecuado para ellas

Como ya sabes, tu planta necesita luz, pero no demasiada: no coloques las macetas contra la ventana a la luz directa del sol, por ejemplo. Así que coloca una cortina fina entre la ventana y tus plantas. Lo ideal, y si puedes, es colocarlas frente a una ventana orientada al este.

En cuanto a la temperatura, los apartamentos se calientan según las necesidades de tus plantas en maceta.

Sin embargo, por encima de los 19°C, hay que nebulizar el follaje para evitar que se seque. O bien, ofréceles un buen nivel de humedad ambiental, colocando la maceta sobre un lecho de pequeños guijarros o bolas de arcilla siempre con fondo de agua. El agua se evaporará con el calor ambiental y proporcionará una atmósfera tropical y húmeda a tus plantas verdes.






Riégalas bien

En cuanto al riego, es sencillo: si la tierra está seca, hay que actuar, de lo contrario es inútil.

Sobre todo, no cedas a la tentación de regar en exceso. Con las plantas de interior, es mejor olvidarse de regar que regar una vez de más.

Si tu maceta está apoyada en un platillo, vacía siempre su contenido después de regar, pues de lo contrario las raíces de tu planta se pudrirán y morirán.

Consejo de Jardiland: utiliza preferentemente agua de lluvia o agua mineral, cualquier agua que no sea dura, y añade una ligera dosis de vinagre por litro de agua (para eliminar la cal del agua) para aumentar la eficacia de tu riego.






Apórtales abono

El abono es esencial, independientemente de la variedad que tengas en tu casa. Lo mejor es hacerlo a principios de la primavera o en otoño.

Como buen jardinero responsable, prefiere siempre un abono orgánico para las plantas verdes.

Sin embargo, debes respetar estrictamente la necesidad de abono de tu planta. Para ello, añade un máximo de dos veces al mes.

Consejo de Jardiland: si tienes dudas no dudes en pedir más información a tu asesor de tienda. Él o ella podrán proporcionarte los productos y consejos adecuados.






Replantar cuando sea necesario


Es muy sencillo: si tu flor da demasiado o no lo suficiente, es hora de cambiar la maceta. Una planta que crece a gran velocidad o una planta que tiene dificultades para crecer requerirá inevitablemente un trasplante.

En cualquier caso, todo es cuestión del diámetro de la maceta: coge el viejo recipiente, comprueba su tamaño y opta por otro modelo de 3 a 5 cm más ancho.

Y al trasplantar, asegúrate de utilizar bolas de arcilla o guijarros para garantizar un buen drenaje.


COMPARTIR
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

DEJA UN COMENTARIO

Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador