BLOG DE JARDILAND

TU ESPACIO DE INFORMACIÓN, IDEAS Y CONSEJOS SOBRE LA JARDINERÍA, ANIMALES, DECORACIÓN Y ¡MUCHO MÁS!

Coníferas enanas: variedades, plantación, cultivo y mantenimiento

Ha llegado el momento de prepararse para el invierno guardando los últimos bulbos de verano, recogiendo los últimos frutos y protegiendo las plantas sensibles. Pero todavía hay que plantar en el jardín ornamental y trasplantar en el huerto.



Principales variedades de coníferas enanas y características

En la gran familia de las pinófitas y entre las cerca de 650 especies que incluye en todo el mundo, hay un grupo especial, el de las coníferas enanas, muy diverso en cuanto a forma y color: desde el dorado hasta el azul hielo y toda una gama de verdes, desde el tabular hasta el esférico y desde el cuadrado hasta el cono. Sin embargo, todos tienen en común su lento crecimiento y su tamaño modesto, incluso en miniatura, para su especie.

Elegantes, diversas, fáciles de cuidar y de hoja perenne, pueden cultivarse en el suelo o en macetas, en rocallas o en cuencas.

Como la elección es muy importante, en este artículo hemos optado por seleccionar variedades especialmente pequeñas y de crecimiento lento.



Entre los grandes géneros representados, mencionaremos Juniperus, el enebro.

El Juniperus procumbens 'Nana' de porte enano y rastrero, con una propagación no superior a los 30 cm en la madurez y con una extensión de 1,50 m, crecerá a un ritmo muy lento. Las numerosas ramas y el denso follaje hacen que sea un ejemplar muy cubriente con un bonito color verde claro en primavera, que se va tornando azul a medida que se acerca el invierno. Ideal en un terraplén o en un muro bajo o cultivarlo en una maceta y dejarse tentar por una poda tipo bonsái. Necesita sol y estar protegido del viento.

Un poco más bajo aún - 25 cm en la madurez tenemos al Juniperus squamata 'Blue Carpet', es un enebro escamoso, también conocido como enebro de Nepal. Extremadamente resistente, puede soportar temperaturas inferiores a -30°C: prefiere los climas montañosos o incluso templados y teme las situaciones cálidas y áridas. En tierra o en maceta, te seducirá con el extraordinario color azul-plateado de su follaje siempre verde.



El género Abies es más conocido por sus imponentes ejemplares, los abetos de Colorado, de España y de los Vosgos. Sin embargo, encontrarás variedades enanas que son más que encantadoras, para ser cultivadas en rocallas o en macetas.

La Abies balsamea miniatura 'Nana' es compacta y globosa en los primeros años, extendiéndose gradualmente. No superará los 50 cm de altura y una extensión de 60 cm. Te encantarán las tonalidades de su follaje, verde oscuro en el corazón y verde suave en las puntas, su suavidad al tacto y su sutil fragancia especiada. Se puede plantar al sol o a media sombra, y disfrutar de su silueta acolchada.

Si te gustan las curvas, te encantará la Abies koreana 'Nadelkissen'. Este abeto coreano tiene un tamaño miniatura de 35 cm x 35 cm, un porte en forma de bola y un ritmo de crecimiento muy lento (3 cm por año). Su follaje es limpio, muy estructurado, brillante, de color verde vivo con reflejos plateados en el reverso. Colócalo en semisombra, en un lugar más bien fresco.


En el vasto género Chamaecyparis, conocemos el gran ciprés de Leylandi, el ciprés de Lawson y toda una serie de falsos cipreses, especialmente utilizados en setos por su follaje denso y escamoso de hoja perenne. Pero el género también ha producido algunas variedades enanas.

La especie más conocida, el falso ciprés de Sawara, por ejemplo, el más alto de los pequeños, Chamaecyparis pisifera 'Nana', con una altura de 70 cm tras varias décadas de crecimiento. Sus ramas, muy delgadas y ligeramente caídas, ofrecen una silueta suave y semiesférica.

La misma especie pisifera también tiene una de las variedades más pequeñas, Tsukuma' cuyo pequeño cojín globular no superará los 25 cm de altura y los 30 cm de extensión tras más de 20 años de cultivo.

Otra variedad también muy curiosa es el ciprés japonés hinoki y más concretamente el Chamaecyparis obtusa 'Teddy Bear'. Este ejemplar maduro de 60 cm de altura es digno de mención por la gran originalidad de su finísimo follaje y su porte de crecimiento erguido, muy grácil, que le da más bien un aspecto de helecho. Un poco más frágil que las demás, esta conífera enana debe plantarse en un lugar protegido, en un sol tenue o en media sombra y debe regarse regularmente en tiempo seco.



La Tuya también es una estrella del seto, una conífera con ramas planas y escamosas. El género Tuya incluye 5 especies, una de las cuales es un gigante que puede alcanzar los 60 m. Pero son los enanos los que nos interesan aquí para plantar en rocallas o macetas.

La Thuya occidentalis, entre otras, tiene un follaje especialmente suntuoso con tonalidades que van del amarillo al bronce, del naranja al cobre. Nos gusta la 'Golden Tuffet' por su forma de cojín compacto que la convierte en una cubierta de suelo muy elegante. En más de una década alcanzará una altura de 70 cm y una extensión de 1,50 m. Para un porte más cónico y una estatura piramidal de casi 1,50 m a largo plazo, elige la Thuya occidentalis 'Rheingold', un pequeño cedro canadiense que es realmente llamativo.

Y si lo que te gusta es la forma piramidal, prueba la Thuya orientalis 'Aurea Nana', con su elegante y rizado follaje y su hermoso color dorado en primavera y cobrizo en invierno. Crecerá lentamente hasta alcanzar una altura de 1 m con una extensión de no más de 80 cm.



Aunque a menudo se confunden con los abetos, las piceas son en realidad un género distinto, Picea, con unas cuarenta especies, incluidos algunas variedades de porte  enano.

Aunque está lejos de ser el más pequeño del género, es imposible no mencionar a Picea pungens 'Glauca Globosa' y la belleza de su azul, notable en sus matices a lo largo de las estaciones. También nos gustan sus pequeñas agujas, su porte tupido y su aspecto algo desgarbado. Puede alcanzar una altura de 1,50 m y una extensión de 1,25 m, pero sólo después de varias décadas, ya que su crecimiento es extremadamente lento, apenas supera los 6 cm por año.

Si estás buscando un verde brillante y tierno para alegrar tus rocallas y macetas, entonces elige la Picea abies 'Little Gem', una variedad muy miniatura de abeto común con una altura de 30 cm y una extensión de 50 cm en plena madurez. Nunca te cansarás de su pequeña forma casi perfectamente esférica y de su hermoso tono de verde con ramitas rojizas ultra decorativas en invierno.



No podíamos terminar esta breve selección sin mencionar el género Pinus.

Si bien conocemos sus representantes más emblemáticos, los pinos silvestres, marítimos, entre otros, las variedades enanas son bastante numerosas y a menudo notables.

Uno de ellos es el Pinus densiflora 'Jane Kluis', una variedad enana de pino rojo japonés bastante inusual.

Su porte tabular, en primer lugar, aporta horizontalidad y elegancia a los parterres y rocallas, y hace que esta variedad sea especialmente adecuada para los bonsáis. Su follaje, con largas y brillantes agujas verdes que se abren en forma de abanico con el tiempo. De crecimiento muy lento, alcanzará los 50 cm en la madurez. Sin poda, desarrollará su bella silueta en una anchura de 1,50 a 2 metros. Colócalo al sol, que le gusta especialmente, pero riégalo regularmente en caso de sequía.

En cuanto al Pinus nigra 'Pierrick Brégéon', nos encantan las posibilidades que ofrece. El porte naturalmente esférico de este pino negro permite colocarlo en el corazón de una rocalla como un topiario casi innato. Pero también se puede cultivar en una maceta por ejemplo, y entonces forma un pequeño, orgulloso y elegante pino paraguas. Denso por naturaleza, estéticamente agradable en cualquier circunstancia, alternando el verde suave y el verde intenso, puede plantarse en cualquier lugar y es resistente a casi todo, excepto a una ola de calor persistente, que requerirá un suministro de agua considerable.





¿Cuándo y cómo plantar coníferas enanas?

Como hemos visto, las coníferas enanas pertenecen a varios géneros, cada uno de ellos con sus propios requisitos de cultivo. Por lo tanto, tendrás que seguir las instrucciones específicas vinculadas a las variedades que elijas.

Lo que se puede decir en términos generales es que las coníferas se plantan mejor en otoño o posiblemente en una primavera suave.

El cepellón debe estar siempre empapado y drenado antes de plantar. El hoyo de plantación debe ser grande, generalmente tres veces el tamaño del cepellón, para permitir que las raíces se extiendan adecuadamente.

El suelo puede ser ordinario, en el mejor de los casos ácido, y debe estar bien drenado. Descompactar el suelo y airearlo previamente. Aportar compost, tierra para macetas si es necesario, o posiblemente tierra de brezo si el entorno es calcáreo. Coloca el cepellón sin romperlo. Riega abundantemente al plantar.

Para plantar en una maceta, el recipiente debe tener el tamaño adecuado. Ten en cuenta el tamaño en la madurez. El fondo debe estar perforado y cubierto con una capa de bolas de arcilla que escurra. El sustrato rico y drenante, una mezcla de tierra para macetas de calidad, arena y compost.




¿Cómo puedo mantener y podar las coníferas enanas?

Si hay una ventaja en el cultivo de coníferas enanas, es que requieren muy poco mantenimiento.

Regar el primer año para los que están en el suelo y vigilar durante la sequía para la mayoría de las variedades. Riego más regular de las plantas en maceta, normalmente en cuanto el sustrato se seca en la superficie. Cubrir con mantillo para mantener el suelo húmedo y fresco.

Un pequeño abono de liberación lenta para las coníferas cultivadas en maceta.

En cuanto a las enfermedades y plagas de las coníferas, las variedades enanas suelen ser muy resistentes. Ten cuidado con los ácaros, como la araña roja, que hace que las agujas se vuelvan amarillas. Riega las ramas afectadas y rocía con aceite vegetal a principios del invierno. Estar atento a la aparición de orugas de procesionaria, eliminar los nidos de algodón lo antes posible y con protección. Quemarlos o, mejor aún, sumergerlos. Trata tus plantas con sprays que contengan Bacillus thuringiensis.

La aparición de la roya -con sus manchas rojas- o de los hongos que provocan el amarillamiento de las agujas, significa que hay que deshacerse muy rápidamente de las partes infectadas. Tratar con producto específico, prestando atención a las instrucciones de dosificación del fabricante.



La poda no es obligatoria. Puedes optar por dejar que tus plantas desplieguen lentamente su silueta natural.

Pero también puedes, según la variedad elegida, entregarte a las diversas artes de la poda.

Siguiendo el ejemplo del boj, algunas variedades se prestan especialmente bien al arte topiario y a sus formas geométricas emblemáticas de los jardines franceses.

Otros, los más pequeños, serán perfectos para ejercicios de miniaturización como el bonsai japonés.

Por último, algunas siluetas tabulares estarán totalmente adaptadas a la poda de nubes.

Estas "intervenciones artísticas" se llevan a cabo, con moderación y precisión, al final de la primavera para el entrenamiento y al principio del otoño para el mantenimiento.


COMPARTIR
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

DEJA UN COMENTARIO

Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador

Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros y persistentes para analizar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con las preferencias de los usuarios en base a sus hábitos de navegación. Puedes obtener más información y configurar tus preferencias aquí.

Botón de cierre