BLOG DE JARDILAND

TU ESPACIO DE INFORMACIÓN, IDEAS Y CONSEJOS SOBRE LA JARDINERÍA, ANIMALES, DECORACIÓN Y ¡MUCHO MÁS!

¿Cómo plantar árboles frutales y arbustos?

¿Sueñas con saborear los frutos recogidos de tu propio jardín? ¿Recoger frambuesas y utilizarlas para hacer deliciosos postres? Si es así, ¡te tienta plantar árboles y arbustos frutales! Pero, ¿cómo debemos hacerlo para obtener una buena cosecha? Plantar un árbol frutal no es muy difícil, pero hay que seguir algunas reglas para que tu árbol o arbusto tenga el mejor comienzo. Sigue la guía...



¿Dónde plantar un árbol frutal?

Por regla general, los frutales deben plantarse a pleno sol y protegidos del viento. Excepción: los frambuesos que pueden aceptar la media sombra o incluso la sombra, especialmente ciertas variedades como 'Willamette' o 'Héritage'.

En cuanto al suelo, no todos los frutales tienen los mismos requisitos, pero la mayoría necesitan un suelo bien drenado. Los manzanos y cerezos se adaptan bien a todo tipo de suelos; a los perales y membrillos no les gustan mucho los suelos calizos, mientras que a los ciruelos, albaricoques y frambuesos sí. Debes averiguar qué árboles frutales se ajustan a las condiciones que puedes ofrecerles.

Además, si plantas varios árboles, ten cuidado con las distancias de plantación. Los árboles frutales necesitan espacio.

¿Sabías qué? Hay algunos árboles frutales que son autofértiles y pueden dar frutos por sí solos. En otros casos, un árbol frutal necesita que se plante cerca a otro árbol de la misma especie, de una variedad polinizadora. Este es el caso de la mayoría de los manzanos y perales.




¿Cuándo plantar un árbol frutal?

Los árboles frutales pueden venderse en contenedor o a raíz desnuda:

  • Los árboles frutales que se venden en contenedores pueden plantarse durante todo el año, excepto en los periodos de heladas y sequía intensa.
  • El periodo de plantación de los árboles frutales es más restrictivo en el caso de los árboles a raíz desnuda: se plantan a finales de otoño e invierno, de noviembre a finales de marzo, fuera de los periodos de heladas. Sin embargo, el periodo más favorable es de mediados de noviembre a mediados de diciembre.



Plantar correctamente un árbol frutal


Cavar el agujero con antelación

El agujero debe tener buenas dimensiones: de 50 cm a 1 m de ancho y de 50 a 70 cm de profundidad, según el tamaño del árbol que se vaya a plantar.

Al cavar, se recomienda separar la tierra del agujero en dos montones:

  • por un lado la buena capa de tierra vegetal;
  • por otro lado, el suelo más profundo y menos fértil.


Preparación del árbol

En el caso de un frutal en contenedor, la preparación es muy sencilla: remojar el contenedor en un barreño con agua o en un cubo durante unos diez minutos, o más en el caso de una planta grande. El objetivo es humedecer bien el cepellón.

Un frutal a raíz desnuda debe prepararse con un poco más de cuidado justo antes de plantarlo.

  • Comienza recortando ligeramente las raíces con unas tijeras de poda afiladas y desinfectadas, para obtener cortes limpios y biselados. Retira las raíces dañadas.
  • Sumerge las raíces en una mezcla de arcilla llamada praliné (que se puede comprar en centros de jardinería o hacerla tú mismo). Esto facilita el arraigo del árbol.



Plantar el árbol

  • Asegura un buen drenaje: si tu suelo no es de drenaje natural, comienza por colocar una capa de grava (10 cm) en el fondo del hoyo de plantación.
  • Prepara la mezcla que se utilizará para rellenar el agujero: mezcla la tierra vegetal, la primera extraída del agujero, a partes iguales con compost maduro, estiércol o tierra para macetas; puedes añadir una pequeña cantidad de abono orgánico. Si tu suelo es pesado, puedes aligerar la mezcla con arena o grava.
  • Vierte parte de la mezcla preparada en el hoyo de plantación y forma un pequeño montículo de tierra central, sobre el que descansarán las raíces del árbol.
  • Instala un tutor: los árboles frutales jóvenes necesitan un tutor para ayudarles a crecer rectos en los primeros años. Para no dañar las raíces, colócalo ahora y plántalo con firmeza, de cara a los vientos dominantes.
  • Coloca el árbol en el agujero extendiendo bien las raíces. Asegúrate de que el punto de injerto (cordón visible por encima de las raíces) esté a 2 cm del nivel del suelo. Si es necesario, ajusta la altura del montículo de tierra.
  • Rellena el agujero: termina de rellenar el agujero con la mezcla que has preparado, empaquetando la tierra alrededor de las raíces a medida que avanza. Comprueba por última vez que el punto de injerto está correctamente colocado: nunca debe estar enterrado, lo que favorecería el desarrollo de enfermedades.


  • Rellena la tierra alrededor del árbol o arbusto recién plantado.
  • Haz un abrevadero: crea un abrevadero cavando ligeramente en la tierra alrededor de la planta o haciendo un caballón de tierra. De este modo, podrás optimizar el riego y evitar que el agua se disperse.
  • Sujeta el árbol a su tutor con un lazo flexible.
  • Completa la plantación del frutal con un riego generoso, incluso en tiempo de lluvia.


La plantación está completa. Riega tu árbol o arbusto con regularidad durante el primer año de su plantación, sobre todo cuando haga calor y esté seco. Dependiendo del árbol, la fructificación se producirá en unos 2 o 3 años, o mucho antes en el caso de los arbustos de frutos rojos.


COMPARTIR
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

DEJA UN COMENTARIO

Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador

Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros y persistentes para analizar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con las preferencias de los usuarios en base a sus hábitos de navegación. Puedes obtener más información y configurar tus preferencias aquí.

Botón de cierre