BLOG DE JARDILAND

TU ESPACIO DE INFORMACIÓN, IDEAS Y CONSEJOS SOBRE LA JARDINERÍA, ANIMALES, DECORACIÓN Y ¡MUCHO MÁS!

¿Cómo hacer que una orquídea vuelva a florecer?

Tanto si te han regalado una orquídea como si te la has comprado en tu centro de jardinería favorito, seguro que has caído bajo el hechizo de esta exótica y extraña planta. Aunque es mucho más resistente de lo que se podría pensar, esta hermosa planta aún requiere cierto mantenimiento. Te dejamos algunos consejos, además de los cuidados básicos; exposición, riego, abono…, para que tu orquídea vuelva a florecer.


 

Información general sobre el cultivo de orquídeas

Como veremos más adelante, algunas especies de orquídeas tienen requisitos de cultivo específicos, pero los distintos géneros siguen algunas reglas comunes.

La exposición suele ser soleada, pero no con luz solar directa. La temperatura es equilibrada, idealmente entre 18°C y 25°C. El espacio, protegido de las corrientes de aire, pero con ventilación regular. Se considera, e incluso se recomienda, una estancia en el exterior en verano, dependiendo de la variedad.

Proporciona a tu orquídea un recipiente adecuado, perforado e idealmente transparente para que pueda comprobar el estado de las raíces en cualquier momento. En Jardiland encontrarás nuestra gama de jarrones, macetas y jardineras especialmente diseñados para las orquídeas.

Al trasplantar o simplemente al renovar la mezcla de cultivo -cada dos o tres años, justo después de la floración- presta atención a la calidad del sustrato. Elige un sustrato muy ligero y que drene, como nuestra tierra para macetas de orquídeas de primera calidad.


Aunque no todas las orquídeas tienen las mismas necesidades de riego, todas temen el agua estancada, aprecian una buena humedad ambiental (60% de higrometría ambiental) y el agua no calcárea a temperatura ambiente. Por ello, prefieren el agua de lluvia, que podrás verter generosamente al pie de tu orquídea una vez a la semana. Asegúrate de dejar que la planta drene bien antes de volver a colocarla en su maceta.

Por último, corta las hojas amarillentas de la base de la planta y retira las flores marchitas. Pulveriza tu planta con regularidad y, durante el periodo de floración, apórtale un abono para orquídeas, siguiendo las instrucciones del producto. Y no dudes en estacar la planta si es necesario.




Presentación de variedades comunes de orquídeas

La gran familia de las orquídeas incluye unos 850 géneros y 30.000 especies distribuidas por todo el mundo. Las más tropicales de estas plantas epífitas (plantas que dependen de otro soporte vegetal para florecer) llevan miles de años adornando los densos bosques y selvas con su belleza. Hibridadas posteriormente por botánicos cautivados por la complejidad y delicadeza de sus flores, se han ido apoderando de nuestros hogares. He aquí un breve repaso de los más comunes...


La orquídea Cambria

De hecho, Cambria es un nombre comercial común para muchas variedades hibridadas del género Odontoglossum. Estas hermosas orquídeas de montaña tienen su origen en las tierras altas de América Latina. Lejos de necesitar las temperaturas de sus primos tropicales, están especialmente indicadas para crecer en invernaderos fríos, pero también en nuestros hogares, siempre que no se sobrecalienten.

Constan de una o dos hojas de color verde claro y un tallo floral compuesto por flores bien alineadas, más o menos grandes, más o menos numerosas. Las flores pueden ser lisas, abigarradas o moteadas, blancas, amarillas, de todos los tonos de rosa, a veces con manchas marrones, y pueden alcanzar una altura de unos 60 cm. Es una de las orquídeas más fáciles de cultivar.


Características del cultivo

Dale un sustrato para plantas epífitas, es decir, bajo en materia orgánica, sin tierra, compuesto principalmente por restos vegetales, pequeñas cortezas, musgo, etc. Puedes recurrir a nuestra tierra de primera calidad para macetas de orquídeas (que es adecuada para casi todas nuestras orquídeas). Colócala en un lugar muy luminoso pero sin que le dé la luz del sol directamente. Manténla en un ambiente templado, idealmente entre 15 y 25°C, pero nunca por debajo de 7°C ni por encima de 25°C. Permite que pase tiempo al aire libre en verano. Riega a fondo una vez a la semana. Aplica abono cada dos riegos durante el periodo de crecimiento.


La orquídea Phalaenopsis

Continuaremos con la orquídea de interior más común, y también una de los más fáciles de cultivar.

La Phalaenopsis ofrece una gran variedad de siluetas que van desde los 15 cm hasta casi 1 m de altura.

Revestida de 3 a 6 hojas muy carnosas, anchas y planas, y cubierta de flores claras, el aspecto de esta llamada orquídea mariposa es de gran elegancia.

De sus orígenes tropicales, conserva el gusto por los ambientes cálidos y húmedos, pero también una gran robustez.


Características del cultivo

Proporciónale un ambiente templado, a un mínimo de 16°C, idealmente entre 18°C y 20°C. Mantén estas condiciones durante todo el año, ya que esta especie no necesita un periodo de descanso como la mayoría de sus primos. Requiere una humedad alta, nebuliza si es necesario y riega a fondo cada 8-10 días. Aplica el abono cada dos riegos, dando preferencia a un abono de crecimiento cuando se desarrollen las hojas, y luego a un abono de floración cuando aparezca el tallo florido.



La orquídea Cattleya

Originaria de América Central, se puede encontrar allí, en su estado natural, en las montañas, en las orillas de los ríos o en la costa del mar. Epífita, siempre verde, la orquídea Cattleya también conocida como la orquídea de Proust.

Se compone de unas pocas hojas alargadas, vigorosas y de color verde oscuro (1 o 2 por planta, no más). Sus flores son raramente solitarias, a menudo en racimos de 3 a 6 flores, y destacan por su tamaño, belleza y amplia variedad de colores. Blancas, amarillas, rosas, rojas, naranjas o marrones, son conocidas en nuestros hogares en sus formas híbridas resultantes de cruces con géneros afines. Dependiendo de la especie, medirá de 15 cm a 1,20 m.


Características del cultivo

Proporciónale una mezcla de cultivo compuesta por mitad de corteza triturada, 1/4 de perlita y 1/4 de carbón vegetal muy fino u opta por uno de nuestros sustratos para orquídeas. Exponla a la mayor cantidad de luz posible en invierno y donde pueda también filtrar los rayos del sol en verano. Necesita de una temperatura entre 18 y 22°C. Riega cada 10 días en invierno, cada semana en verano y ofrécele una humedad elevada rociando la superficie y las raíces exteriores si es necesario. Una o dos veces al mes durante el periodo de crecimiento, aplica una dosis baja de fertilizante.



La orquídea Cymbidium

Es una de las orquídeas más comunes en nuestras floristerías y una de las más fáciles de cultivar.

Originaria de Asia y sus montañas, la orquídea Cymbidium aprecia los ambientes frescos con una marcada diferencia entre las temperaturas diurnas y nocturnas. Ofrece una profusión de flores, de 6 a 12 por espiga, a veces enormes, que prolongarán el espectáculo durante varias semanas como flores cortadas en un bonito jarrón.


Características del cultivo

El Cymbidium es la orquídea de interior más resistente. Como tal, agradecerá estar al aire libre la mayor parte del año, resguardada del viento, a la sombra y al fresco. Se desarrolla en temperaturas que van de 10°C a 24°C con, como hemos visto, una marcada diferencia entre el día y la noche. Elige un sustrato para orquídeas a la hora de trasplantarlas (que debes limitar al máximo). Ofrécele un abono para orquídeas cada mes entre marzo y septiembre. Riégala semanalmente durante la temporada de crecimiento y luego quincenalmente o mensualmente. Si es necesario, rocía el follaje para que no se seque.



La orquídea de bambú o Dendrobium Nobile

Se trata de una especie muy sorprendente porque la orquídea Dendrobium no se parece a ninguna otra. Lejos de las siluetas habituales, ésta crece como un árbol en miniatura. Su tallo se asemeja a una caña de bambú, cubierta a lo largo de toda ella de hojas más o menos numerosas y coriáceas, oblongas o cónicas. Las flores son siempre numerosas y varían en forma y color según la variedad. De sus múltiples orígenes -las alturas del Himalaya, la humedad de Oceanía, la aridez australiana- conserva la adaptabilidad y la robustez.


Características del cultivo

La orquídea de bambú prospera con la luz en cualquier estación del año. Según la variedad (hay más de 1200). La temperatura ideal será diferente, pero al final estará entre 16°C y 24°C.

También apreciará algunos grados de diferencia entre el día y la noche.

El riego es frecuente, casi diario, en verano, y se reduce a una vez al día, más o menos, en cuanto la temperatura ambiente desciende por debajo de los 20 °C.

Consejo Jardiland: con el Dendrobium, tendrás que hacer frente a la posible aparición de brotes, los keikis, en los nudos de la caña en primavera. Deja que se desarrollen durante el verano hasta que alcancen unos diez centímetros. A continuación, sepáralos, empapa sus raíces en agua y trasplántalos; tendrás nuevas plantas. Si estos keikis



Orquídea Brassia u orquídea araña

No sólo la orquídea de bambú tiene una forma especial, la orquídea araña también tiene su propia estética.

Déjate seducir por los largos tallos de las flores -a veces de casi 1 m- y los no menos largos pétalos de sus inflorescencias. Flores finas y cónicas, numerosas (de 10 a 20 por tallo) como pequeñas arañas que alcanzan una altura de unos 40 cm.


Características del cultivo

Además de su originalidad, tiene la ventaja de ser poco exigente y fácil de cultivar. Sus exigencias son clásicas: ambiente templado entre 15 y 22°C, luminosidad sin luz solar directa, riego regular, poco frecuente pero abundante, higrometría elevada (70% como mínimo) o nebulización regular. Hay que tener en cuenta que le gusta estar apretada en su maceta y que pasará felizmente el verano al aire libre, en semisombra.



La orquídea Oncidium

Terminaremos esta presentación con la orquídea Oncidium, una belleza latinoamericana muy original que se describe como una orquídea de pseudobulbo suave y que desarrolla su abundante floración directamente en la base de la planta. Sus hojas son más bien pequeñas y finas y de un bello color verde brillante. Acostumbrada a climas contrastados y a diferentes altitudes, se aclimatará perfectamente a nuestros interiores y florecerá desde mayo hasta principios de otoño.


Características del cultivo

El cultivo de Oncidium no tiene nada de especial. Se desarrolla en un ambiente templado, entre 16 y 25°C y aprecia un poco de frescor por la noche, pero no menos de 12°C. Disfrutará de una estancia estival en el exterior, pero sin sol directo, siempre que el follaje sea nebulizado regularmente. El riego debe ser semanal en verano y quincenal el resto del tiempo. El Oncidium prefiere el riego por aspersión y la nebulización al riego por encima de la cabeza.





¿Cómo hacer que una orquídea florezca y vuelva a florecer?

Aunque las orquídeas pueden florecer todo el año, no lo hacen de forma continua. Veamos el ciclo de floración de las variedades más conocidas, así como los métodos generales y específicos para hacer que tu orquídea vuelva a florecer.

Cuando tu orquídea pierde sus flores, suele ser de acuerdo con su ciclo de vida natural. Tras un merecido descanso y un poco de estímulo por su parte, algunas orquídeas volverán a florecer fácilmente una o varias veces. Esta nueva floración dependerá, por supuesto, de la salud general de tu planta y de la calidad de su entorno.

Para la mayoría de las variedades, se fomentará una nueva floración cortando la parte desflorada del tallo por encima de un nudo o a ras del cepellón si está completamente desnudo. Puedes aplicar el abono en el momento del trasplante, durante la formación y luego en el momento de la floración. Un abono para orquídeas ya preparado garantizará, entre otras cosas, que tus orquídeas florezcan durante más tiempo. Una sola dosis de Revitalizador de Orquídeas promoverá el crecimiento de tu planta y la ayudará a florecer de nuevo. Dependiendo de la variedad, es posible que haya que cumplir requisitos adicionales. Pero entonces, hay que hacer algunas cosas más para que una orquídea en maceta vuelva a florecer, ¿cómo cuidar una orquídea para que vuelva a florecer rápidamente?



La orquídea de Cambria

La cambria forma nuevos brotes cada año (por lo que se dice que es simpodial). Cuando estos brotes se hinchan, forman pseudobulbos de los que surgen las hojas y luego los tallos florales. En el caso de la Cambria, la floración puede producirse durante todo el año, por término medio cada 8 meses, y cada flor tiene una duración de 2 a 4 semanas.


¿Cómo hacer florecer de nuevo una orquídea Cambria?

Toda nueva floración se hará inevitablemente sobre nuevos pseudobulbos, lo más desarrollados posible que darán un follaje bastante vigoroso.  Para favorecer la floración, es necesaria una diferencia de temperatura entre el día y la noche; lo ideal será de 5 a 10°C. Asegúrese de que la planta recibe mucha luz durante este periodo de nueva floración.



Orquídea Phalaenopsis

Las flores de la orquídea Phalaenopsis pueden aparecer durante todo el año y durar muchas semanas o meses. Blancas, amarillas o rosas, monocromáticas o bicolores, miden de 2 a casi 12 cm.

 

¿Cómo puedo hacer paravque una orquídea Phalaenopsis vuelva a florecer?

La orquídea mariposa es realmente generosa. A menudo basta con cortar el tallo a la mitad después de la floración, siempre por encima de un ojo. A continuación, verás cómo se desarrolla una nueva espiga de floración. Después de esta segunda floración, corta el tallo. Tu orquídea descansará durante 3 o 4 meses manteniendo su follaje. Al final de este periodo, mantenla durante quince días a 15°C sin regar. Hay que anunciar un nuevo tallo y, por tanto, una nueva floración.

Consejos Jardiland: te han regalado o comprado una orquídea Phalaenopsis azul, un color muy atractivo e intrigante. Y te preguntas cómo mantener este color, ¿cómo hacer que una orquídea azul vuelva a florecer? Pues bien, ésta volverá a florecer si sigues nuestros consejos de cultivo y mantenimiento, pero volverá a florecer... blanca porque, en realidad, el color azul no es natural en absoluto, es un colorante artificial, probablemente azul de metileno, aplicado por inyección a una orquídea mariposa blanca.



La orquídea Cattleya

Las flores de la Cattleya suelen ser sorprendentemente delicadas en su corte y muy armoniosas en sus combinaciones de colores. Sutilmente perfumadas y deliciosamente sofisticadas, se encuentran entre las orquídeas más bellas, pero también las más delicadas de cultivar. El periodo de floración dura entre 2 y 3 semanas entre el otoño y la primavera.


¿Cómo hacer reflorecer una orquídea Cattleya?

La planta debe producir un nuevo pseudobulbo y éste debe madurar con éxito y vigor. Y, lo más importante: tu orquídea debe estar en la oscuridad al menos 12 horas al día.



La orquídea Cymbidium

La orquídea Cymbidium florece generosamente. Sus flores orgullosamente erguidas, agrupadas en generosas espigas y de colores muy variados aparecen entre octubre y febrero, para una floración invernal que durará al menos tres meses.


¿Cómo puedo hacer que una orquídea Cymbidium vuelva a florecer?

Para optimizar las posibilidades de nuevas y generosas floraciones, coloca el Cymbidium en el exterior hasta el comienzo del otoño para que pueda experimentar algunas noches frías. Lleva tu orquídea al interior antes de las primeras heladas y déjela en un lugar fresco durante al menos un tiempo, a unos 10°C por la noche y a unos 20°C durante el día. Puede que tu orquídea no vuelva a florecer el primer año, pero seguro que lo hará al año siguiente, y a veces hasta 4 años más.



La orquídea de bambú o Dendrobium Nobile

Las flores del Dendrobium son generalmente bastante pequeñas y muy numerosas. Desde el invierno hasta la primavera, se visten de blanco puro con toques de rosa, malva o verde anís en bonitas cañas de bambú que necesitan ser estacadas.


¿Cómo hacer florecer un bambú o una orquídea Dendrobium?

Es necesario un periodo de almacenamiento en frío para reactivar la floración. A principios de otoño, coloca tu orquídea idealmente en el exterior, en semisombra, y deja que aproveche el aire fresco de la noche. Después de unos 45 días, lleva tu orquídea al interior. Debería florecer de nuevo el siguiente mes de enero. Esta floración será tanto más larga si la mantienes fresca por la noche (idealmente entre 10°C y 15°C).



La orquídea Brassia u orquídea araña

El distintivo patrón de floración de la Brassia varía del amarillo al verde pálido y al anís, con colores claros y sutiles a menudo moteados de marrón o granate. Aunque florece más en primavera, las variedades híbridas pueden producir una floración muy fragante casi en cualquier época del año.


¿Cómo puedo volver a florecer una orquídea Brassia?

La nueva floración dependerá del vigor de un nuevo pseudobulbo y de la vitalidad de las hojas. En cuanto las hojas hayan terminado de crecer, coloca tu orquídea araña en el exterior para asegurar una diferencia de temperatura de al menos 7 grados entre el día y la noche. No la riegues durante unos 15 días. En cuanto los tallos empiecen a crecer, lleva tu planta al interior.



La orquídea Oncidium

La orquídea Oncidium es una planta de floración muy abundante, de bajo crecimiento y casi sin tallo, que suele presentarse en una variedad de amarillos (aunque también existe en blanco y rosa), moteada de marrones y morados. No se parece a ninguna otra y es una de las más populares.


¿Cómo puedo hacer que una orquídea Oncidium vuelva a florecer?

La orquídea se alegra de volver a florecer mientras el pseudobulbo siga siendo vigoroso. Por lo tanto, corta los restos de los tallos y las flores muertas y deja pasar tiempo para que el nuevo crecimiento se afiance. Durante este periodo, disminuye el riego y suspende cualquier abono. A continuación, fomenta la nueva floración permitiendo una buena diferencia de temperatura entre el día y la noche (pero sin superar los 12°C) y aplicando un abono de floración si es necesario.

Como puedes ver, se necesita paciencia y un poco de cuidado para que tu orquídea vuelva a florecer. ¿Cómo saber si tu orquídea volverá a florecer? Después de darle los cuidados y la limpieza necesarios al final del periodo de floración, observa tu planta. Es probable que, al cabo de unos meses, a veces sólo unas semanas, aparezca un nuevo brote en el pseudobulbo o que se formen algunos keikis en los nudos. Y si te preguntas por qué tu orquídea hace hojas, pero no florece, es probable que le falte luz o abono. Cambia su ubicación, dale un empujón con uno de los abonos para orquídeas y pregúntanos todas tus dudas para cuidar una orquídea en una maceta de interior, estaremos encantados de atenderte.


COMPARTIR
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

DEJA UN COMENTARIO

Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador