BLOG DE JARDILAND

TU ESPACIO DE INFORMACIÓN, IDEAS Y CONSEJOS SOBRE LA JARDINERÍA, ANIMALES, DECORACIÓN Y ¡MUCHO MÁS!

Calabaza: variedades, plantación, cultivo y degustación

La calabaza pertenece a una gran y hermosa familia, las Cucurbitáceas.

Existen no menos de 800 especies agrupadas en 130 géneros, con orígenes geográficos variados, pero todos tienen más o menos en común que son frutos carnosos que crecen en plantas rastreras o trepadoras. Para obtener cosechas abundantes en otoño y hasta el invierno, siga la guía para elegir sus variedades y plantar con éxito...



Principales variedades de calabaza y características

Fueron los conquistadores quienes, a principios del siglo XVI, trajeron a Europa distintas variedades de calabaza de Sudamérica. Se adaptaron y diversificaron para formar grandes familias...

Conocemos la Cucurbita pepo, un género que incluye las calabazas, los calabacines y la calabaza de Halloween... Pero es la Cucurbita maxima la que nos interesa hoy, o sea, ¡la gran familia de las calabazas y sus numerosas subvariedades!

Verde de España, Dulce de Horno, Mammoth, etc... todos ellos nombres evocadores para estos frutos de colores vivos, generosamente redondeados, más o menos acanalados y esféricos, de tamaño variable -¡la calabaza más grande jamás cultivada pesaba casi 1.200 kg!

Su pulpa es también una fuente de texturas y sabores variados, adaptable a muchas recetas, fácilmente combinable con otras verduras, recetas saladas y dulces, sin olvidar su valor nutricional, las calabazas son un auténtico must para alegrar nuestros huertos y nuestros platos de invierno.



Algunos detalles sobre la diferencia entre Calabaza y Calabacín

La principal diferencia es que la calabaza puede ser de verano o de invierno, mientras que el calabacín es una calabaza de verano. La calabaza puede ser redonda y aplanada, variar en forma y tamaño, mientras que el calabacín es a menudo una calabaza larga y cilíndrica.

La calabaza generalmente se cosecha a finales de año, octubre o noviembre y se recolecta cuando todavía es pequeño, porque pierden su principal característica cuando se alargan, en cambio, la cosecha del calabacín es a finales de verano, agosto y septiembre.

La calabaza resulta ideal para asar, hacer puré para sopa o quitar las semillas para obtener aceite; por el contrario, el calabacín es extremadamente sabroso y se cocina solo o con otras verduras, se puede también asar a la parrilla, al vapor, horneado o frito. Tanto la calabaza como el calabacín pertenecen al mismo género Cucurbita, pero son miembros de diferentes especies. La calabaza es el miembro de la especie mixta, maxima, moschata y pepo; por otro lado, el calabacín es el miembro de la especie pepo.

Ambos tienen muchos beneficios nutricionales.



Variedades de calabaza

Esta gran calabaza amarilla, cuyos frutos pesan entre 15 y 50 kg, miden hasta 65 cm de diámetro y tienen un bonito color salmón, no pasa ciertamente desapercibida en el huerto. Su tierna pulpa amarilla es dulce cuando está madura y puede utilizarse en sopas, suflés o mermeladas. Se siembra en abril y se trasplanta a mediados de mayo. La planta produce de 1 a 4 frutos por temporada, que se recogen en septiembre y octubre.

 El Rojo Vivo Etampes, más modesto, con frutos de entre 8 y 10 kg y un diámetro máximo de 50 cm, destaca por su color naranja brillante que alegra los jardines en invierno y que es el ingrediente principal en sopas, gratinados o purés con su tierna pulpa anaranjada. Se puede sembrar en un mini-invernadero cálido a partir de marzo o en el huerto en cuanto la temperatura ya no desciende por debajo de los 12°C. Una planta puede dar de 1 a 4 frutos, que pueden cosecharse al menos hasta noviembre.


Para dar un toque de originalidad a tu huerto, deberías invitar a la calabaza Turbante turco.

De base esférica y anaranjada y por la mitad, como si de un turbante se tratara se cubre con otros colores como el verde, crema y naranja.

Más pequeño que los anteriores, 5 kg máximo por fruto para un diámetro de 15 cm, puede crecer hasta 6 por planta.

Muy conocida en las Antillas, esta calabaza es apreciada por su carne firme y dulce, un poco harinosa, que se cocina en sopa, puré o suflé, en mermelada e incluso en pan. Y su forma original permite incluso rellenarla.

Se siembra a una temperatura mínima de 12°C en maceta, en abril, se trasplanta a mediados de mayo y se cosecha desde septiembre hasta finales de octubre.


La Calabaza azul de Hungría, Nagydobosy sütotok, aportará un toque más matizado a tu jardín porque su piel, como su nombre indica, es más bien de un azul pálido o gris perla, pero su carne es tan naranja como la de los demás. Muy espesa y densa, también es especialmente suave y dulce. Se trata de una variedad que produce de 2 a 4 frutos por planta, con un peso de hasta 8 kg y unos 35 cm de diámetro. Esta calabaza puede sembrarse a partir de marzo, plantarse hasta junio y cosecharse a principios de otoño.

La Calabaza máxima, Marina di Chioggia, es bastante original. Su aspecto puede ser sorprendente: un color verde intenso con reflejos gris azulados, una piel muy gruesa y extremadamente granulada. Y por dentro ¡sorpresa! una carne casi roja, muy dulce, ideal para buñuelos, perfecta para mermeladas. Se puede sembrar a partir de abril y plantar hasta junio. Generosa, con 5 frutos potenciales por planta que pueden alcanzar los 35 cm de diámetro y unos diez kilos, también es más precoz y se puede cosechar a partir de agosto.


¡La calabaza más conocida, naranja y redondeada, es de las más hermosas para cultivar! De piel fina y color naranja oscuro para el placer de nuestros ojos, ofrece a nuestras papilas gustativas, una carne tierna con un delicado sabor a castaña, es la campeona en aporte de oligoelementos, vitaminas, en particular A y E... y más rica en betacaroteno que la zanahoria. Más pequeña que las anteriores, 3 kg como máximo para un diámetro de 22 cm, puede ser sembrada y trasplantada en las mismas condiciones. Se cosecha en otoño y se conserva muy bien a temperatura ambiente.

También podemos mencionar la Atlantic Giant, la variedad que ostenta el récord mundial de la calabaza más grande, con 481 kg registrados en Estados Unidos en 1996. Su calidad gustativa es más bien media y debe reservarse para sopas y mermeladas, mezclada con otras frutas o verduras. El Dulce verde de Hokkaïdo, con sus pequeños frutos - de 2 a 4 por planta - es fácil de conservar. Pero también Buttercup, Hubbard, Olive Green, Banana Blue y la lista continúa.



Uso y beneficios de las calabazas

Las calabazas se cosechan en otoño y a principios de invierno y pueden conservarse durante semanas si se recogen cuando están maduras y se guardan en una habitación ventilada a temperatura ambiente.

Una vez abiertas, las calabazas sólo pueden conservarse durante unos días en el cajón de la nevera, protegidas con un envoltorio de plástico.

También se pueden cortar en trozos y congelar.

Aportan sabor, color y vitaminas a nuestra cocina en una época en la que las verduras de verano han desaparecido y quedan las hortalizas de raíz y las discretas legumbres.

Las calabazas se pueden cocinar de muchas maneras, en recetas saladas o dulces, y se pueden adaptar a muchas recetas y creaciones culinarias de probada eficacia.

Algunos pueden comerse con su piel. Incluso las semillas se utilizan para hacer harina y aceite.


Como la mayoría de las frutas, las calabazas son ricas en vitaminas C, B9, D y E, además de beta-caroteno.

La provitamina A, esencial para la renovación de las células de la piel y de las mucosas, contribuye al buen funcionamiento de nuestros ojos y retrasa la aparición de enfermedades de la retina. Y, por cierto, da a su carne un hermoso color naranja.

También son ricas en oligoelementos, potasio, zinc, manganeso, cobre, hierro y fibra, y tienen pocas calorías y poco azúcar, al contrario de lo que su sabor podría sugerir.

Y eso no es todo; el aceite extraído de las semillas, rico en proteínas y lípidos, tiene propiedades vermífugas y laxantes y previene la hipertrofia de próstata y la hipertensión.

No hay que dudar en hacer un hueco en el jardín para estas deliciosas frutas.



¿Cuándo y cómo sembrar o plantar calabazas?

Se necesita espacio para estas plantas anuales rastreras con los llamados tallos corredores que, en algunas variedades, pueden alcanzar los 10 m de longitud. Así que asegúrate de darles mucho espacio en tu jardín...

Las semillas de calabaza se siembran de marzo a junio, una semilla por maceta, llena de tierra de siembra, las macetas se colocan en el interior. Si se riega bien y se mantiene a una temperatura de 20°C, las primeras hojas aparecen al cabo de una semana.

Si decide sembrar en el suelo, tendrá que esperar a que termine la temporada de heladas y el suelo se haya calentado, es decir, en abril / mayo o en cuanto la temperatura no baje de los 12 °C.

Más o menos al mismo tiempo, puedes trasplantar las plantas en tierra enriquecida con compost.

Esta planta necesita espacio, hay que dejar unos 4m² por planta, en un lugar soleado y en un suelo bien drenado.

Recuerda que debes acolchar cada planta para evitar el exceso de riego.


Al cabo de cinco o seis meses, las calabazas alcanzan su tamaño óptimo, los tallos se secan, las hojas se vuelven amarillas y queda al descubierto el fruto, que madura al sol del otoño.

Si el tiempo es húmedo, es aconsejable aislar los frutos de la tierra húmeda colocándolos sobre tablas, cajas volteadas o tejas para que la piel no se dañe por el contacto con la tierra y para que puedan terminar de madurar.

Ten paciencia, es muy importante dejar que las calabazas maduren si quieres conservarlas todo el invierno.

Y entonces es el momento de recogerlas; fíjate en el color, pero también comprueba que el tallo está seco, lo que es señal de que está maduro.

Si la temporada aún ofrece buenos días, puedes guardarlos en el exterior sobre una mesa al sol.



¿Cómo combatir las enfermedades y plagas de las calabazas?

Aunque la planta de la calabaza es vigorosa y fácil de cultivar, puede ser atacada por plagas y ser propensa a los parásitos.

En primavera, las hojas tiernas de las plantas jóvenes son una tentación para las babosas y otros caracoles, o los pulgones que chupan la savia. Es mejor eliminar estas plagas a mano, para preservar los insectos polinizadores atraídos por las hermosas flores amarillas de la calabaza.

En primavera y otoño puede aparecer moho gris. Este hongo microscópico, la botrytis, es muy resistente, le gusta la humedad y el calor, se propaga como una pelusa grisácea en las hojas, los tallos y los frutos y puede matar a tus plantas.

Para evitar su aparición, pueden bastar algunas precauciones: no regar las hojas, regar a primera hora de la mañana para que las plantas puedan secarse durante el día, esparcir ceniza de madera con moderación al pie de la planta, etc.

Mantén las plantas bien ventiladas quitando algunas hojas si es necesario para que el aire circule.


Si, a pesar de todas estas precauciones, aparecen los primeros signos de podredumbre gris, requerirá tratamiento, consulta en tu centro de jardinería el adecuado.

Al oídio, otro hongo especialmente activo en los huertos, también le gustan las atmósferas húmedas y las diferencias de temperatura. Provoca la aparición de manchas blancas en las hojas. Si se desarrolla en primavera, hay que detenerla antes de que debilite las plantas.

Si el ataque se produce en otoño, cuando el fruto está casi maduro, las hojas se caerán y la planta morirá, ya que la calabaza es una plantq anual. No se debe tratar. Elimina los residuos contaminados.



Diferentes formas de cocinar la calabaza

En sopa, sola o con otras verduras, en puré, en patatas fritas o buñuelos, en gratinado, flan o suflé, en pastel dulce o salado, en mermelada, la carne de calabaza puede cocinarse de muchas maneras...

La cocción al vapor es la mejor manera de conservar sus vitaminas.

Cortar la calabaza en cubos con su piel, quitarle las semillas y colocarla en la cesta de la olla a presión durante 10 minutos. La carne se desprenderá fácilmente de la piel.

Se puede comer tal cual, con un chorrito de aceite de oliva y un condimento de su elección. Si quieres rebajar el dulzor, no lo dudes, la calabaza va bien con especias como el curry o el pimentón y con hierbas como el tomillo, la salvia, etc. Ten en cuenta que la calabaza se puede comer con piel.

También se puede añadir a un flan, un gratinado o un pastel.

¿Prefieres asarlo en el horno? Siempre en cubos con su piel, añadir sal, pimienta y especias y hornear durante unos 40 minutos.


En el horno, coloca una calabaza sin corazón, pero entera durante 15 minutos. Durante este tiempo, mezcla las setas y las cebollas. Rellena la fruta con el relleno y añade un poco de nata y queso Comté rallado, cubre con la tapa y vuelve a hornear de 30 a 40 minutos.

Servir en porciones individuales, la calabaza es un recipiente y una delicia para comer. Puedes aplicar el mismo principio a una calabaza más grande, que puedes rellenar a tu gusto y colocar en el centro de la mesa como sopera cuando esté lista.

¿Quiere añadir un toque de color a tus patatas fritas? Pela la calabaza y córtela en trozos, salpimiéntelos antes de meterlos en la freidora.

Y, sobre todo, ¡no tires las semillas! Límpialas y mételas en el horno durante 20 minutos, espolvoréalos con especias y podrás servirlos como aperitivo, o añadirlos a tus ensaladas.


COMPARTIR
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

DEJA UN COMENTARIO

Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador

Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros y persistentes para analizar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con las preferencias de los usuarios en base a sus hábitos de navegación. Puedes obtener más información y configurar tus preferencias aquí.

Botón de cierre