BLOG DE JARDILAND

TU ESPACIO DE INFORMACIÓN, IDEAS Y CONSEJOS SOBRE LA JARDINERÍA, ANIMALES, DECORACIÓN Y ¡MUCHO MÁS!

7 ARBUSTOS QUE FLORECEN EN PRIMAVERA

¿Crees que los arbustos de tu balcón están demasiado vacíos al final del invierno? ¡Muchos arbustos florecen desde el comienzo de la primavera! Sus generosas floraciones crecen después de la penumbra invernal. A veces vivos, a veces tiernos, sus colores despiertan el jardín. Descubre nuestros arbustos de primavera favoritos, desde los populares e imprescindibles como la forsitia hasta otros, menos conocidos, pero igual de florecientes y fáciles de cultivar.



La forsitia

¡Imposible celebrar el final del invierno sin la floración brillante y abundante de forsitia que dura semanas! Este arbusto con flores amarillas es uno de los primeros en florecer en primavera, a partir de febrero, dependiendo de la variedad.

Características: la forsitia tiene follaje caducifolio. Su extensión a erección alcanza de 0,60 a 3 m. Dependiendo de la variedad es adicional en seto libre medio o bajo.

Sus ventajas: es muy rústico y admite bien el tamaño.

Siembra forsitia: ofrécele una posición soleada o una sombra parcial ligera y un suelo ordinario bastante fértil.


Consejo de Jardiland:  variedades modernas y más compactas como la "Marée d'or" son ideales para jardines pequeños y balcones.


El membrillo japonés (Chaenomeles)

Las grandes flores simples o semi-dobles del membrillo japonés tienen un encanto increíble cuando florecen en febrero en las ramas desnudas y espinosas.

Características: este arbusto de primavera tiene flores desde color rojo oscuro hasta blanco, incluyendo rosa y naranja. Su hábito vigoroso es erecto o extendido en una altura de 0,90 a 3 m, dependiendo de la variedad.

Sus ventajas: este arbusto de floración de principios de primavera no requiere mantenimiento. Ideal como seto libre o defensivo, el membrillo de Japón ofrece un cuerpo fructífero decorativo y comestible (en jaleas).

Plantación del membrillo japonés: se contenta con el suelo ordinario y disfruta del sol como sombra parcial.


Consejo de Jardiland: las ramas cortadas antes de que se abran las flores permiten ramos inspirados en el ikebana japonés.

Mahonia

En flor en pleno invierno, la mahonia ofrece un hermoso follaje vidriado salpicado de ramos de flores de color amarillo brillante, a menudo muy fragantes.

Características: la mahonia tiene un follaje persistente y un hábito tupido o incluso succionador o erecto, dependiendo de la variedad. Su altura varía de entre 1 a 2.50 m. Este arbusto de primavera tiene su lugar en un seto bajo o medio, en un gran terraplén o en el fondo de un macizo.

Sus activos: resistente a la sequía y muy decorativo todo el año. Su floración fragante es seguida por una fructificación azul oscuro apreciada por las aves.

Plantación de mahonia: ponla en un lugar semi sombreado o sombreado, protegida de las corrientes de aire en regiones frías. No exigente en cuanto a la naturaleza del suelo, sin embargo, aprecia un suelo fresco y bien drenado.


Consejo de Jardiland: en una maceta en la terraza, escoge la variedad "Soft Caress®" con follaje fino y no picante.


La espirea de Thunberg

Si los prados en verano disminuyen las floraciones rosadas, la primavera produce umbelas o espigas de floretes inmaculados en ramas aún desnudas que se doblan elegantemente bajo el peso de las flores nevadas. Spiraea thunbergii es la primera.

Características: la espirea primaveral tiene un follaje muy caducifolio y un hábito espeso. Su altura de 1,50 m lo hace ideal para setos medianos, en el fondo de grupos, aislados o incluso en tanques grandes.

Sus activos: este arbusto de floración primaveral también ofrece un follaje de otoño dorado muy decorativo.

Plantación de la reina de los prados de Thunberg: ¡el cultivo de la reina de los prados de Thunberg tiene fama de ser irrompible! Poco exigente, tolera cualquier tipo de suelo y exposición al sol como en sombra parcial.


Consejo de Jardiland: rejuvenécela cortando las ramas más antiguas al ras de cada 2 a 4 años.


La corilopsis

Esta prima de hamamelis florece a finales del invierno produciendo una multitud de racimos largos de fragantes flores de color amarillo primavera. Con su silueta y follaje, el arbusto evoca avellana.

Características: la corilopsis es un arbusto caducifolio. Con su hábito de crecimiento ligero, muy ramificado, y su altura de 2 a 4 m en la madurez, dependiendo de la variedad, se integra fácilmente en el fondo del macizo o se cultiva de forma aislada.

Sus activos: poco común en los jardines, este arbusto destaca por su floración temprana y original, así como por su follaje de otoño muy decorativo.

Plantación de Corylopsis: ofrecele un suelo fresco, fértil, neutro o ácido, y un lugar parcialmente sombreado protegido de corrientes frías.


Consejo de Jardiland: el lento crecimiento de la corilopsis permite su recepción en una maceta grande en la terraza.


La magnolia estrella (Magnolia stellata)

Este arbusto florece a principios de la primavera y revela grandes flores de estrella de color rosa claro o blanco antes de que aparezca el follaje.

Características: la magnolia estrella tiene follaje caducifolio y una silueta espesa. Su altura de 3 a 4 m en la madurez lo convierte en un excelente candidato para un cultivo aislado, en un matorral o incluso en un contenedor grande en la terraza.

Sus activos: este arbusto de crecimiento lento y delicada belleza ofrece su floración primaveral desde una edad temprana.

Plantación de magnolia estrella: favorécele un suelo fresco, bastante neutro o ácido, incluso si soporta un poco de piedra caliza. Proporciónale una exposición soleada, pero no caliente, o colócala en sombra parcial, protegiéndolo de corrientes de aire en regiones frías.


Consejo de Jardiland: planta una clemátide floreciente de verano en su base.


Andrómeda japonesa (Pieris japonica)

De la familia del brezo, este arbusto amante del ácido ofrece una floración larga en primavera. Pequeñas flores blancas o rosadas nacaradas se agrupan en racimos.

Características: la andrómeda japonesa es un arbusto de hoja perenne con una elegante forma abovedada. Su altura de 2 a 3 m en la madurez lo hace adecuado para setos medianos. También es perfecto aislado o cultivado en un contenedor.

Sus activos: Pieris japonica es decorativa durante todo el año con sus brotes jóvenes de cobre o rojizos y su hermoso follaje verde brillante.

Plantación de andrómeda japonesa: siembre en un suelo ácido, rico en humus, fresco pero bien drenado y colócalo en sombra parcial o sombra.


Consejo de Jardiland: ilumina un macizo sombreado con la variedad Pieris japonica Silver Flaming Silver ’, cuyo follaje está muy bien bordeado de blanco.



Nuestros consejos de plantación y mantenimiento

Déjate seducir por estos arbustos de primavera cuya floración a menudo es impresionante y que requieren poco cuidado para prosperar.

Cómpralos en flores y siembralos inmediatamente en el suelo o en un recipiente:

  • Ya sea persistente o gastado, marzo y abril son los meses perfectos para este tipo de plantación. Sus raíces pueden aprovechar las lluvias de primavera para asentarse mucho antes del calor del verano y la sequía.
  • Dales un buen fertilizante orgánico para plantar y cubrir con mantillo para limitar el riego y la competencia de las malezas.
  • Riega abundantemente varias veces durante los primeros dos veranos para apoyar la recuperación.

En años posteriores, el mantenimiento se limita a una poda para limitar el vigor o rejuvenecer sus astas. La poda es imprescindible justo después de la floración para que el arbusto florezca la primavera siguiente.


COMPARTIR
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

DEJA UN COMENTARIO

Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador

Uso de cookies

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros que nos permiten obtener información de los usuarios. Si desea más información, pulse aquí.

Botón de cierre