BLOG DE JARDILAND

TU ESPACIO DE INFORMACIÓN, IDEAS Y CONSEJOS SOBRE LA JARDINERÍA, ANIMALES, DECORACIÓN Y ¡MUCHO MÁS!

5 BUENAS RAZONES PARA CAMINAR JUNTO AL AGUA

Es un placer pasear por la orilla del agua y dejarse arrullar por su suave sonido, que te hace soñar al instante. Lejos de permitirnos sólo disfrutar de su melodioso canto, el agua también tiene muchos beneficios. Desde el bienestar que se siente ante su inmensidad, hasta las virtudes de sus gotas yodadas sobre nuestra salud: ¡aquí hay 5 buenas razones para dar un paseo junto al agua!



#1 Inmensidad para recargar las pilas 

Que levante la mano quien no se haya sentido nunca soñador ante un paisaje marino o una masa de agua. ¿Es porque nuestro cuerpo está compuesto de manera similar por agua, o porque el agua es un elemento esencial para la vida, que el agua nos inspira de esta manera?  

En cualquier caso, las investigaciones han demostrado que la simple visión de un arroyo, una cascada o un río nos permite sentirnos tranquilos, olvidar el ruido y las preocupaciones de la vida cotidiana, o poner en orden nuestros pensamientos. Además, esta sensación de relajación incluso reforzaría nuestra creatividad y nos sumergiría en un estado de meditación.  ¡Disfrute de su contemplación!




#2 Una bocanada de aire de mar para sentirse bien

Pero, ¿de dónde viene esta sensación tranquilizadora cuando caminamos por la orilla del agua? Un simple paseo por la orilla del mar no sólo nos permite disfrutar del aire cargado de minerales, que calma gustosamente nuestro estrés y ansiedad, sino que también se sabe que la brisa marina reequilibra los niveles de endorfina y serotonina: una mezcla de hormonas antidepresivas. ¡Perfecto para esos azules!

En cuanto al yodo, este micronutriente contenido en el aire del mar, también potencia el funcionamiento de nuestra tiroides, esta glándula situada en la base del cuello. Y como su disfunción puede ser responsable de los síntomas depresivos, ¡he aquí otra buena razón para dar un paseo junto al agua! 




#3 Iones negativos para una mejor respiración

¿Sabías qué? Con la máxima presión atmosférica, la orilla del mar está naturalmente enriquecida con oxígeno.

Combinado con los efectos de las microalgas, llenas de virtudes descontaminantes, ¡mejora la calidad del aire que respiramos!  A pesar del viento del mar, el aire de las cascadas, sus congéneres, es igual de capaz de ayudarnos a disfrutar de los efectos positivos de un paseo junto al agua. Y para disfrutar de todos sus beneficios, vaya al pie de una cascada. El estallido de las gotas libera electrones, cargando el aire que respiramos con iones negativos: ¡ideal para potenciar el oxígeno en nuestro cuerpo y airear nuestros pulmones!




#4 Una brisa salada que refuerza la inmunidad

Si el frío del invierno ha hecho mella en tu salud y ha dejado tu cuerpo deprimido y cansado, ¿por qué no optas por un gran tazón de aire yodado? En efecto, el aire salado del océano, cuyos oligoelementos inhalados refuerzan la salud de todas las células de nuestro cuerpo, es un verdadero baño de energía. Perfecto para reforzar nuestra inmunidad.  

¿Lo sabías? Numerosos estudios han demostrado que las personas que viven junto al mar están más sanas en general. Su vitalidad y longevidad también se ven reforzadas. Es suficiente para que queramos seguir sus pasos, ¿no? Corramos hacia el mar y tomemos una bocanada de aire fresco.




#5 Ruido blanco que ayuda a conciliar el sueño

¿Acaba de pasar el día junto al agua?  Entonces, ¡prepárate para dormir como un bebé! Como probablemente sepas, ciertos ruidos blancos, como el goteo de una cascada, el estruendo de las olas o la suave melodía de un arroyo, son propensos a inducir el sueño. 

Algunas personas, incluidos los bebés, simplemente no pueden prescindir de él para caer en los brazos de Morfeo. Además, no hay nada como un buen paseo junto al agua para sentirse renovado. La actividad física simplemente favorece el sueño reparador. ¿Empezamos?

-----
Y como no todos tenemos la suerte de vivir junto al agua, adoptamos en nuestro jardín o en nuestro balcón, una pequeña fuente, o una cascada: algo que nos permita meditar, dejarnos llevar y sobre todo esperar, ¡hasta las vacaciones de verano!

COMPARTIR
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

DEJA UN COMENTARIO

Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador

Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros y persistentes para analizar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con las preferencias de los usuarios en base a sus hábitos de navegación. Puedes obtener más información y configurar tus preferencias aquí.

Botón de cierre